miércoles, 14 de noviembre de 2007

Las huelgas de hambre de las mujeres


"Las militantes de la Union Social y Politica de Mujeres encarceladas que se resisitian a comer esgrimieron en publico un arma secreta que las mujeres habían venido empleando durante siglos sin que nadie lo descubriera. La autoprivacion de alimento es un arma tan despiadada contra el propio Yo que parecia inconcebible que ninguna mujer pudiera recurrir a ella. Ante la imposibilidad de reconocer que tuviera motivos legitimos de queja, hubo que interpretar la autoinmolacion de la mujer airada como una enfermedad y, por lo tanto, como algo que nadie podia controlar. Una vez que se hubo hecho un uso politico de la huelga de hambre, se hizo dificil recurrir a ella en el ámbito domestico, y en el s.XX se volvieron raros los casos de consuncion y decaimiento, hasta que las anorexicas y bulimicas, las ayunadoras y las comedoras compulsivas, saltaron a la fama en el ultimo cuarto de siglo. La historia politica de la autoprivacion de alimento nos ofrece una clave sobre la funcion de protesta que cumplen los trastornos alimentarios; la protesta de quienes carecen de poder y dependen de la aprobacion de otros tiene que adoptar una forma secreta. Dada la vision universal de las mujeres jovenes como cuerpos y no como personas , es inevitable que su rabia impotente se haya vuelto contra esos cuerpos que ellas destruyen deliberadamente, sin que ello impida que sean los mas admirados."

Germaine Greer "La Mujer Completa" Kairos. 2000. Barcelona

2 comentarios:

Calamity Jane dijo...

Eso es, la delgadez extrema propuesta por el modelo ensalza la debilidad y la enfermedad de las mujeres de los paises ricos, se premia con admiración y aceptación a la mujer que se autodestruye, a no ser que esté cumpliendo con la especie (embarazada), PERVERSO. Es una lectura sugerente, pensar que cuando el control y el canon se imponen sobre el cuerpo, una sátira inconsciente del canon sería llevarlo al extremo, romper la baraja y ser libre, de una vez. Tener el control.
Muy bien elegido el párrafo, M. Thakius

Maria Tudor dijo...

Ademas de esta que comentas tambien entreveo otra lectura y es la de la subversion en el ambito domestico. Lo mismo que los niños cuando se niegan a comer estan rebelandose, las mujeres (esos seres obligadamente infantilizados) tambien hacen su revolucion ejerciendo el poder de la unica forma que a veces ha sido y es posible, con los elementos que tienen a mano, aun a base de autoagresion. Esta en la base de los trastornos mas comunes y de la patologia femenina, la agresion pasiva.
Este libro es muy interesante, ya comentare otros parrafos que tambien dan que pensar. Gracias